Las tillandsias son un grupo de plantas que pertenecen a la familia de las Bromeliáceas. Crecen tanto en desiertos como en bosques tropicales… En la naturaleza, son plantas epífitas, lo que significa que viven sobre otras plantas, generalmente grandes árboles.

Estas plantas se adaptan con una facilidad increíble a la mayoría de condiciones ambientales y climáticas en las que se encuentren. Gracias a esta característica se han popularizado mucho en jardinería, ya que además su cultivo es extremadamente fácil y no requieren demasiada atención.

Los colores de estas plantas son indicadores de la afinidad al sol, las Tillandsias de tonos grises requieren luz más brillante para que se desarrollen mejor, en cambio los tonos verdes corresponden a plantas con exposición a media sombra.

En general necesitan mucha iluminación (evitar sol directo al medio día), alta humedad (agua destilada o mineral) y buena circulación del aire.

Los datos de las siguientes tablas hacen referencia al cultivo de las Tillandsias en exterior, en caso de mantenerlas en interior, las pulverizaciones se reducirán a la mitad incluso menos, todo depende de la exposición y ventilación del lugar.